Visor de contenido web Visor de contenido web

Senda Verde: La Focea - Aula Vital

A 600 metros del núcleo poblacional de Yernes, desde la carretera AS-311 entre Grado y Villabre, inicia el recorrido la Senda Verde. El trazado, estrecho, zigzagueante y empinado, parte de la cota de 640, asciende al Aula Vital en un recorrido de 2.420 metros hasta la cota de 954, con una pendiente media del 13%. 

El firme, variado, arranca con una combinación de rodaduras de hormigón y zahorras en el interior. Más adelante nos encontramos con un recebado de hormigón sobre la piedra de la zona que sobresale, para dotarla de una mayor adherencia. El último tramo discurre sobre zahorras hasta enlazar con el camino a Cuevallagar. Allí se sitúa el Aula - Vital que supone el final de la senda. 

A lo largo del recorrido el paisaje es cambiante. Desde las fuertes pendientes y la Peña surgiendo de un mar de exuberante vegetación, a la parte alta donde los caballos pastan en amplias praderas, y sólidas cuadras de piedra dan un aire bucólico al entorno. 

 

Como puntos de interés, de este recorrido, cabe destacar:

  • Antigua mina de Cadén; más conocida por los vecinos de la zona como "La Caven", toponimia este más en consonancia con la naturaleza de los vestigios de "cavus", hoyo. Se trata de una mina a cielo abierto en cuya escombrera, situada en la ladera oeste de la explotación, se aprecian restos de mineral de hierro y cobre, aunque dada la litología de la zona fue este segundo el beneficio principal. La primera referencia bibliográfica sobre este yacimiento se remonta a 1900 y algunos autores confirman la aparición de monedas romanas de la época imperial. 
  • A poco menos de un Km. del inicio de la senda un coqueto puentecillo cruza el arroyo de la Trapa. Nos acerca a un mirador situado doscientos metros más arriba desde el cual, en días claros, podemos llegar a ver la sierra de la Curiscada de Tineo. 
  • Allí aproximarnos a la conclusión de la senda, en un rincón al cobijo del sol, podemos tomar refresco en la fuente denominada Los Fontanones, de la que se dice que su agua se utilizaba antiguamente para alivio de la afección de la tosferina. 
  • El final del recorrido coincide con el refugio del Aula Vital, en el extremo septentrional de la Braña Folichega.