Visor de contenido web Visor de contenido web

Ruta La Caven

Proponemos esta ruta saliendo del pueblo de Yernes, ascendiendo por el camino asfaltado que lleva a la braña de Senra; el trayecto hasta Senra también se puede realizar en automóvil, pero no resulta práctico excepto que se disponga de un segundo automóvil para el regreso, pues el punto de destino está próximo a Yernes hasta donde se llega finalmente. Además, el ascenso hasta Senra nos obsequia con unas vistas de Yernes y de la zona norte del Municipio que merecen la pena. 

En Senra seguimos por camino ya de tierra, y a 1Km, aproximadamente se toma una desviación a la derecha que conduce al denominado Corro de la Señora. antes dejamos debajo nuestro un "corro", construcción en piedra típica de la zona y representativa de las brañas de Yernes y Tameza. 

La ascensión discurre por la falda sur del pico Loral atravesando el collado que nos deja a las puertas de Cuevallagar. En Cuevallagar existe otro "corro" este de forma rectangular único con este aspecto en el concejo. Atravesamos las praderías de la braña y descendemos ahora por un pequeño camino que discurre por el valle bajo Pigurices, por su lado oriental; este camino desciende rodeando una zona de bosque autóctono completamente salvaje, donde aún mora alguna camada de lobos, denominado Peñas Blancas. Casi al llegar al arroyo el camino comienza a ascender, y nos conduce a la pista que va a Cuevallagar, muy cerca de la laguna de Foncoalla. Aquí tomamos el descenso suave, que discurre muy cerca de la cima de la denominada Braña del Gato, cordal prácticamente llano y que termina en una atalaya formidable, el pico Buey Muerto, desde donde con un buen día divisamos prácticamente toda la provincia. La senda llega ahora a Cabañas Negras, braña cuyas construcciones están alzadas con una piedra ferrosa de tez negruzca que da el nombre a la misma. 

Atravesamos Cabañas Negras y llegamos a la finca dende se lleva a cabo un proyecto de energías alternativas, proyecto constituido con el nombre Fundación Vital, y tremendamente instructivo. Solamente por visitar este laboratorio natural merece la pena todo el camino.  

Desde aquí, subimos al cordal y descendemos por el valle que aparece ante nosotros, valle donde se hayan restos de una explotación minera romana denominada La Caven. Este valle nos deja al final en la carretera que llega a Yernes, cerca de Vendillés. 

También se puede optar una vez estamos en Fundación Vital, por visitar el pueblo abandonado de Santo Adriano del Monte, por el que se llega bordeando la falda del Buey Muerto por su lado sur. Tiene el inconveniente de que es un trayecto de ida y vuelta por el mismo camino.